Escuela Infantil y otras opciones ¿dónde dejar a mi hijo?

El mercado ofrece diferentes servicios para cuidar a nuestros hijos menores de 3 años.

Hay quien opta por dejarlo en casa en manos de una «cuidadora» que suele a su vez cuidar también de la casa limpiando, cocinando, etc… Personalmente creo que esto se debe exclusivamente a temas económicos, porque los bebés enferman a menudo y no pueden acudir a la escuela lo cual nos obliga a pagar al mismo tiempo que la escuela a otra persona que nos lo cuide cuando está enfermo.

El que puede, porque no todos pueden, recurren a abuelos y abuelas. Sinceramente, esta es la mejor opción combinada con la Escuela y creo que la inmensa mayoría de las familias coinciden. No hay dudas. Cargar exclusivamente a los abuelos con los bebés sobre todo cuando ya tienen más de año y medio es demasiada carga, pero combinados con la Escuela es perfecto.

Otros eligen una Escuela Infantil legal y regulada ya sea pública o privada. Que si la podemos combinar con la ayuda de abuelos para cuando están malitos o para que los recojan antes que nosotros si nuestra jornada laboral es demasiado larga es para mi gusto la combinación perfecta.

También hay quien opta por una Ludoteca o Centro Infantil o Guardería, diversos nombres para centros «alegales» que utilizando el vacío legal existente funcionan a su manera. De nuevo el motivo de estas elecciones es sin duda alguno económico. El hecho de funcionar sin estar sujetos a inspecciones les permite «saltarse normas» y bajar los precios en consecuencia.

Y desde hace poco tiempo existe también la opción de las Madres de Día. ¿Por qué surge un nuevo negocio en el sector en una época en la que las escuelas normalmente tienen plazas, tanto las públicas como las privadas? La respuesta es muy sencilla,  porque la escuela infantil tradicional no ha sabido adaptarse a las necesidades del sector. La legislación que regula la escuela infantil necesita una reforma urgente. La  formación de las profesionales que trabajan en el sector de 0 a 3 años necesita una formación renovada porque actualmente no se diferencia la formación de 0 a 3 de la formación de 3 a 6 años. No reciben formación específica para atender a bebés menores del año. No reciben suficiente formación de psicología familiar para saber atender y entender a la madre que se ve obligada a separarse de su bebé de 5 meses. Nadie les enseña a cuidar de 8 bebés al mismo tiempo, entre otras cosas porque es misión imposible. Y es que hay diferencias abismales entre trabajar en un aula con menores de 1 año a la de trabajar en un aula con niños de 3, 4 ó 5 años, y sin embargo, no hay diferencias en la formación de profesionales, en realidad la formación se limita a las aulas de 2 a 5 años, apenas hay nada en el currículo sobre aulas de 0 y 1 años. Es triste que la ley nos obligue a contratar profesionales que no han recibido ninguna formación en bebés menores de 2 años. Y la realidad lo confirma, en cada entrevista de trabajo hago siempre la misma pregunta ¿dónde te sentirías más cómoda trabajando, en un aula de bebés de 0 a 1 año, en un aula de 1-2 años o en un aula de 2-3 años? y la respuesta el al 99% siempre la misma, por supuesto en aulas de 2-3 años. Faltan profesionales con vocación y formación para aulas de 0-1 y de 1-2 años.

La demanda requiere una flexibilidad, una cercanía y unas soluciones que la escuela infantil tal y como está regulada no ofrece. Ya de la pública a la privada hay diferencias, por ejemplo en la pública los horarios son rígidos, no puedo recoger a mi hijo antes de las 4 aunque yo salga de trabajar a las 2 de la tarde, algo que como madres de bebés deseosas y ansiosas de estar junto a nuestros hijos el mayor tiempo posible, no estamos dispuestas a renunciar.

En mis escuelas hacemos un esfuerzo por adaptarnos a las necesidades de la familia de HOY, atendiendo la demanda que claramente existe en la calle, la de las madres que quieren un trato más familiar y cercano, con ratios mucho más reducidos de los que la ley marca. Por eso en mis escuelas los horarios son flexibles, si unos días trabajas por la mañana y otros por la tarde, no te imponemos nuestro horario, al revés, nos adaptamos al tuyo. Si sólo necesitas unas poquitas horas estamos encantados de ayudarte y que sigas dedicando el máximo de horas a tus bebés.  Y no por ello dejamos de ofrecer y practicar un proyecto pedagógico moderno, actual, en constante evolución y adaptación, porque disfrutamos del gran privilegio que es formar parte de la vida de vuestros niños y niñas en sus primeros años, y nos tomamos muy en serio esta gran responsabilidad.

Compartir: